Cheko Ruiz

Yo soy Cheko Ruiz. Me gano la vida cantando y tocando la guitarra en algunos de los hoteles, bares y restaurantes de mayor prestigio en Puerto Vallarta, así como en los escenarios más populares, folclóricos y clásicos de toda la bahía. Como solista, me gusta interpretar canciones de mi propia autoría y de trovadores que admiro y que me siguen inspirando. Mi trabajo me ha permitido tener fans nacionales e internacionales que me siguen fielmente y llenan la mayoría de mis conciertos, pero también comparto mi talento en eventos más íntimos. Hay clientes y amigos que constantemente me invitan a Punta de Mita para celebrar la vida y la alegría, pidiéndome que mi música y yo los acompañemos en sus momentos más especiales. En cada escenario dejo lo mejor de mi, sin importar el tamaño del auditorio. Valoro mucho el cariño del público que me ha colmado de éxitos… porque no siempre ha sido así: el comienzo fue muy duro.

Yo empecé lejos del mar, cantando en los camiones urbanos cuando tenía 17 años. Viajaba de ciudad en ciudad por todo México y la gente me daba monedas con las que pagaba mi comida y la de mi madre. No tuve más familia que ella. Fue mi maestra, mi compañera, mi guía y mi ejemplo. A ella le gustaba bailar la rumba y ritmos latinos como el mambo y el chá chá chá. A pesar de nuestra pobreza y de que estábamos solos contra el mundo, éramos felices juntos… hasta que en el año 2003, ella murió al recibir por error una transfusión de sangre que estaba contaminada con hepatitis C. Yo le prometí y me prometí que saldría adelante y llegaría lejos cantando mis alegrías y desventuras. Fue un viaje muy largo repleto de tormentas, pero nunca me rendí. Toqué fondo, resurgí de las cenizas y entregué mi alma por completo a la música, con el fin de sanar corazones como el mío. En ese andar por la vida conocí mucha gente que me hizo mejor músico y mejor persona. Di y recibí. En 2012 formé la banda “Luna Rumba” con la cual grabamos un disco con canciones de mi autoria. Algunos de esos temas fueron nominados en varias competencias internacionales, como la John Lennon Songwriting Contest en donde estuve seleccionado en el rubro de mejor canción en la categoría “música del mundo”, y en el Independent Music Awards, como “Mejor Álbum Latino”.

Pero el tiempo pasa, los intereses cambian y el futuro se modifica. Los aplausos siempre te llevan a nuevos lugares y los ciclos terminan. Lo único que no se modifica es el recuerdo de mis días de nómada tocando con mi madre. Desde entonces, cada paso profesional que doy, lo hago inspirado por ella. Quizás por eso, al recordarle bailando temas latinos y afroamericanos, mi inquietud creativa me llevó a formar en 2016 la banda “Gypsy Rumba”, con la que puedo compartir mi obra musical más elaborada, más rítmica y de mayor alcance universal. Durante la temporada alta del año, es decir, de Noviembre a Abril, tocamos en The Palm Cabaret y en Bar Puerto Vallarta, fechas en las que generalmente los conciertos están “sold out” gracias a la preferencia del público, que gusta de nuestro espectáculo para bailar, convivir y disfrutar entre amigos. Durante el verano, que es la temporada baja, llega mi esperado tiempo de creación. Paso las tardes frente al mar, por los callejones del puerto, caminando entre la naturaleza, explorando mi corazón para escribir mis nuevas canciones y planeando los próximos shows.

Actualmente grabo mi primer disco como solista con canciones de mi autoria. Es una obra acústica y muy personal. Los temas que incluyo forman parte del repertorio que me ha acompañado durante toda mi carrera y que se han convertido en los consentidos del público noche a noche, concierto a concierto. Han sido muchos años de dejar el alma frente al micrófono, y espero que el privilegio de cantarles nunca termine En este material exploro diferentes géneros y ritmos, porque se trata de un tributo que deseo rendirles, de un agradecimiento que va de mi, para todos ustedes. Este disco es un regalo, un gozo, una misión en donde dejaré todo lo mejor de mi, nota a nota. Porque más que un disco, se trata de una celebración musical con la que agradezco y honro a la vida, y con la cual espero tocar sus amables corazones una vez más.

Yo soy Cheko Ruiz, ésta es mi historia… ésta es mi música.